No era la primera vez que arrojaron desechos en La Rumorosa

La Comisión Estatal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris), inició una investigación por el caso de desechos orgánicos que fueron detectados la altura de los kilómetros 60 y 61 de la carretera Mexicali-Tijuana en la zona de La Rumorosa.

El director de la Coepris, Marco Aurelio Gámez Servín, encabezó el levantamiento de los residuos, durante el cual el personal de la dependencia fue apoyado por trabajadores de la empresa Procesos Industriales S.A. (PICSA).

Los desechos que fueron localizados son de un total de 120 tubos de los que se utilizan en los laboratorios para el proceso de muestras sangre, los cuales aún contenían residuos al parecer sanguíneos; algunas muestras serán enviadas al Laboratorio Estatal de Salud Pública, con el fin determinar exactamente el contenido de los tubos; mientras que el resto, se procederá a su destrucción para evitar riesgo a la salud.

El titular de la Coepris, estableció que la dependencia a su cargo, inició una investigación para tratar de ubicar al propietario de los tubos, con el propósito de deslindar responsabilidades porque se tratan de residuos peligrosos biológicos infecciosos que pueden representar un riesgo para la salud de las personas.

Gámez Servín recordó que no es la primera ocasión que se registra este tipo de tiradero ilegal, por lo que se acordó con autoridades del Fideicomiso Tramo Carretero Centinela – La Rumorosa (Fiarum), intensificar las acciones de vigilancia a fin de ubicar a los responsables y sancionarlos conforme marca la normatividad.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.