Captura Policía Municipal a dos hombres presuntamente armados

Derivado de una intervención por una falta de tránsito cometida en las inmediaciones del fraccionamiento Playa Ensenada, agentes de la Dirección de Seguridad Pública Municipal aseguraron a Cruz “N” y Miguel “N”, ambos de 28 años de edad, por la presunta portación de un arma de fuego.

Datos del informe policial indican que a las 11:34 horas del 3 de diciembre, oficiales llevaban a cabo un recorrido de vigilancia preventivo sobre la avenida Pedro Loyola y calle Diamante, donde observaron que un vehículo no detuvo su marcha ante el señalamiento de alto.

Se trata de un carro marca Honda, línea Accord, color blanco y negro, modelo aproximado 1991, sin placas de circulación visibles, en el cual su conductor infringió el artículo 187 del Reglamento de Tránsito, referente a detenerse en los lugares marcados con señal de alto.

Por lo anterior con luces y sirena le indicaron que parara su marcha, lo cual hizo metros más adelante sobre la avenida Pedro Loyola, entre Diamante y López Mateos. Los elementos municipales se acercaron con el tripulante, Cruz “N”, solicitándole los documentos para elaborarle la infracción correspondiente.

El individuo reaccionó comportándose de manera nerviosa, manifestándole en ese momento “le doy 500 pesos oficial, pero hágame el paro”, así como otros comentarios sin sentido, por lo que al dialogar con él manifestó “la neta traigo broncas”.

También con comportamiento nervioso estaba Miguel “N” en el lado del copiloto, realizando movimientos innecesarios con sus manos y mirando hacia donde estaban los policías, motivos por los cuales les dijeron que descendieran de la unidad móvil.

Los uniformados les realizaron un inspección en su persona, sin encontrarles algo ilícito, para después revisar el automóvil antes descrito, en el que hallaron una pistola entre el asiento del conductor y el sistema de freno de mano.

El arma de fuego estaba abastecida con un cargador que tenía a su vez un cartucho organizado con la leyenda Winchester 40 SIW, mientras que en la recámara tenía otro cartucho calibre 9 milímetros, motivo por el cual les preguntaron a los ocupantes del carro si contaban con el permiso para su portación, a lo que contestaron que no.

Como consecuencia, les colocaron los candados de mano a Cruz “N” y Miguel “N”, informándoles el motivo de su detención y dándoles lectura de los derechos que le asisten como personas detenidas, para trasladarlos a la Estación Central de Policía.

En las instalaciones de la corporación local, les elaboraron la certificación médica a ambos sujetos asegurados, para ponerlos junto al automóvil y el arma de fuego asegurada a disposición de la Fiscalía General de la República.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.