Muro de Trump, un espectáculo político: fotógrafa

La fotógrafa Jill Marie Holslin, creadora de la intervención artística Testing Trump´s Wall, consideró que el muro fronterizo entre Estados Unidos y México es un dispositivo de poder utilizado por la administración del Presidente Donald Trump como espectáculo político.

Holslin tuvo una participación especial en el espacio de Vida Universitaria con alumnos de las Licenciaturas en Arquitectura, Diseño Gráfico y en Comunicación y Publicidad de la Universidad de Tijuana CUT, en el marco de la apertura de las actividades del Happening 2019.

Jill explicó que el trabajo de investigación y planeación previo a Testing Trump´s Wall le llevó seis meses, tiempo en el que visitó y estudió el terreno donde, en octubre de 2017, se construyeron ocho prototipos del muro fronterizo con una altura de cuarenta y cinco metros frente a la barda fronteriza ubicada en la zona industrial de Otay Mesa en San Diego, California.

“Buscamos hacer visible la función del muro de Trump como dispositivo de poder político, con ayuda de una lámpara de teatro se proyectó desde el lado mexicano sobre los prototipos del muro construidos de lado de Estados Unidos”

“Intervenidos con imágenes alternativas en un espectáculo de teatro político del Presidente Donald Trump, que utiliza el muro como drama y distracción, como maquinaria de poder”, explicó la artista visual.

En febrero de 2019 estos prototipos del muro fueron demolidos “pinche muro es horrible”, enfatizó Jill provocando la risa de estudiantes y docentes reunidos en el Salón de Usos Múltiples del Campus Altamira del CUT Universidad.

Recordó que este muro se empezó a levantar en el año de 1994 como parte de un proyecto neoliberal a raíz de la firma del Tratado de Libre Comercio firmado entre México y Estados Unidos, con el que se establecía una armoniosa relación económica y comercial pero que dejaba de lado los derechos humanos.

Testing Trump´s Wall es una especie de documental gráfico que incluye la proyección total de nueve fotografías: siete a color que, simbolizan el rechazo del muro con la representación de una máscara de luchador.

Incluye una escalera, un busto de la estatua de la Libertad con la frase: Refugees welcome here, un monito con la leyenda ¡Llegale!, y una pared con la frase Buld Bridges not Borders con los hashtag #RefugeesWelcom y #NotOneisIlegal.

Contiene otras dos fotografías en blanco y negro, pertenecientes al fotógrafo Jonathan Maier en las que capta el ambiente de cooperación que se gestó del lado mexicano, en la Colonia Las Torres de Tijuana, entre los colaboradores del proyecto. FOTO: Cortesía.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.